La discreción

Por esta razón, la discreción es muy importante.
La persona no tiene que hablar acerca de sus problemas de manera inmediata,
eso sólo volverá a abrir sus heridas. Podría tomar meses e inclusive años para que se construya
una cierta cantidad de confianza con alguien, como para conversarle sus motivos
para haber abandonado la sociedad a la que pertenecía.

Usualmente los motivos parecen ser una combinación de problemas como:
financieros, de familia, salud, alcoholismo, adicción, depresión, etc.