La confrontación

Jan ve a un hombre morir en las calles de Marolles, conocida por décadas por su pobreza;
sin embargo nadie se preocupaba de girar sus cabezas para mirarla.
El visita a una mujer en un ático al cual le ingresaban las gotas de lluvia a través de las goteras del techo.

Estas confrontaciones le volvieron atento,
no sólo a la pobreza que estaba tan cerca de casa, sino también a sus propias comodidades.
¿Por qué tengo yo una cama?
¿Por qué yo estoy abrigado?
¿Por qué tengo amigos y familia? …
¿Por qué tengo yo todo esto cuando otros no lo tienen?