Desde Ardennes hacia Marolles

Luego de una exitosa carrera como doctor y sexólogo (uno de los primeros en Bélgica),
Jan detiene su práctica por razones de salud y se retira a su país y a su casa en Ardennes para disfrutar el fruto de su trabajo.

Buscando la verdadera esencia de la vida, vuelve a descubrir la fe de su años de niñez,
gracias al encuentro con un sencillo sacerdote.
Lee libros acerca de la gente que radical y auténticamente siguieron a Cristo,
como Charles de Foucauld, un oficinista francés que fue al desierto para proclamar la Biblia,
no con palabras, sino con obras. Francisco de Asís,
quien fue llamado “Poverello” hace 800 años atrás, fue un italiano para “los pequeños pobres”,
y quien dejó todo lo que tenía y fue a vivir con los mendigos y los leprosos.

Luego de un tiempo de reflexión Jan abandona la paz de su país y arrienda una habitación en Marolles,
Bruselas, desde donde puede conocer el área y descubrir la pobreza que había allí.